Cómo adelgazar con los termogénicos

Los termogénicos son sustancias que incrementan la temperatura corporal ocasionando, a su vez, un aumento de la quema de calorías. Este segundo efecto que generan los termogénicos propicia la reducción de tejido adiposo, lo que significa que decimos adiós a los kilos de más.

Como ya sabéis, todas las dietas o suplementos para adelgazar serán más exitosos si las combinamos con ejercicio físico. Los termogénicos, por lo tanto, nos pueden ayudar a perder las grasas que se acumulan en nuestro cuerpo pero si no realizamos deporte, nos quedaremos flácidos y no conseguiremos tonificarnos.

¿Qué alimentos son termogénicos?

Los termogénicos los podemos ingerir en cápsulas –serían los productos específicos para quemar grasas-, como alimentos sólidos o líquidos.

Los más accesibles son aquellos que están presentes en la comida. Uno de los termogénicos más comunes es la cafeína, que consigue que las células musculares utilicen mayores cantidades de grasa, proporcionalmente a la cantidad de cafeína que hayamos ingerido, en comparación a las que utilizan en condiciones normales. Además, los metabolitos de la cafeína utilizan los ácidos grasos como combustible en vez del glicógeno.

Otro alimento termogénico es la pimienta roja porque incrementa el 20% del metabolismo e elimina la grasa de las arterias. El jengibre, por su parte, mejora el flujo sanguíneo por su efecto termogénico, provocando que se aumente la temperatura interior del cuerpo. Es considerado un gran supresor natural del apetito.

La inclusión de naranja amarga en nuestra dieta diaria también propiciará que perdamos los kilos que nos sobran. La naranja amarga contiene aminas con capacidad para estimular los receptores adrenérgicos de tipo beta-3. En otras palabras, su consumo aumenta la termogénesis

La yerba mate es un gran antioxidante, diurético laxante natural y termogénico natural. Por último, para adelgazar también es recomendable el té verde.

Recomendaciones para tomar termogénicos

Los termogénicos más efectivos para adelgazar son los de base líquida, en detrimento de los de base aceitosa. Los primeros facilitan la asimilación debido a que no necesitan de un proceso digestivo complicado. Normalmente son los que encontramos en cápsulas líquidas.

A la hora de tomar un termogénico, es primordial comer bien. Si a nuestro organismo le introducimos poca comida junto a un termogénico podemos estar confundiendo al propio metabolismo, que se volvería más lento y, por lo tanto, no quemaría grasas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.