Cómo volver a la rutina de ejercicio tras la Navidad

Las fiestas navideñas han servido para estar con la familia y jactarnos a comer polvorones, turrones o mantecados. Es más que probable que durante estas fechas hayamos cogido algún kilo de más, consecuencia de las buenas comilonas y de la falta de ejercicio. Es normal que el tiempo libre que tenemos durante la Navidad lo dediquemos a estar con los nuestros y dejemos algo más de lado los entrenamientos.

Ahora, la Navidad ha llegado a su fin y es hora de volver a recuperar la figura y retomar el deporte. Seguramente, uno de tus propósitos para este nuevo año sea adelgazar, tonificar o activar el organismo y que mejor que cumplirlo con estos consejos tan efectivos.

Rutina a comenzar tras la Navidad

  1. Plantéate nuevos retos motivadores

Los propósitos de nuevo año deben ser cosas que nos motiven y que realmente queramos conseguir. No vale incluir el deporte en esta lista simplemente porque todo el mundo nos los recomienda si no porque estamos dispuestos y con ganas a empezar un nuevo año cargado de ejercicio físico. Cuidarnos, sentirnos bien con nosotros mismos y soltar adrenalina deben ser motivos para que estemos deseosos de cumplir con los retos que nos hemos marcado.

  1. Comenzar con nuevos entrenamientos

Si somos deportistas y hemos dejado aparcado el deporte durante la Navidad, la mejor forma de retomar el ejercicio físico es comenzar con nuevos entrenamientos. Se puede hacer cuesta arriba el volver al gimnasio después de unos días de descanso y más todavía cuando nos conocemos de memoria los ejercicios. Sin embargo, si cambiamos los entrenamientos o la clase deportiva por otra, es más fácil volver a la carga con nuevas motivaciones.

  1. Introducir las nuevas tecnologías en el deporte

Hoy en día, existen en el mercado infinidad de elementos aparatos electrónicos destinados al deporte como pueden ser las aplicaciones móviles o las pulseras inteligentes. Estos objetos nos informan de las distancias recorridas durante los entrenamientos, las calorías perdidas, la resistencia, etc., por lo que pueden ser un gran motivador para seguir practicando deporte.

  1. Adquisición de nuevos hábitos

El deporte es un propósito que no debemos olvidar pero también lo es la alimentación. La combinación de ambos retos es la mezcla perfecta para encarar el 2016 con energía. Cuando nos vemos bien por fuera y por dentro, nuestras ganas de comernos el mundo y nuestra felicidad aumentan. Por ello, es conveniente empezar a comer sano después del atracón de Navidad.

No es necesario dejar de golpe todos los alimentos que nos hacen engordar. La idea es ir sacándolos poco a poco de nuestra dieta para ir introduciendo alimentos más sanos. De esta forma, iremos acostumbrando a nuestro organismo de forma paulatina y no tendremos tantas ansias a la hora de comer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.