Mitos caídos sobre nutrición y deporte

Hoy te traigo una nueva entrada a este blog, una entrada distinta a las demás… En la nutrición y el deporte, no todo lo que se dice es cierto, pero tampoco es mentira. Hoy recopilamos 15+1 mitos caídos sobre nutrición y deporte.

Aquí empiezan los 15+1 mitos caídos sobre nutrición y deporte

Siempre he pensado que no todas las verdades son del todo verdad, ni todas las mentiras son del todo mentira, así que hoy te traigo una publicación “pa’ chuparte los dedos”, ya que desvelaremos 15+1 mentiras con una parte de verdad! Si te interesa, no te vayas y sigue leyendo!

 

1. Las espinacas tienen mucho hierro

La primera mentira… todo el mundo que conoce a Popeye ha creído en algún momento ser cierta… ¿Las espinacas tienen mucho hierro? ¿De verdad lo crees? Este alimento (que aunque es cierto que contiene hierro) no contiene tanto hierro como intentan hacerte entender. Contiene 3mg por cada 100g de espinacas. Si realmente quieres aumentar tu dosis de hierro, puedes probar con alimentos como las lentejas, las cuales aportan un total de 6,6mg por cada 100g de ellas. Aún y así, el alimento con más hierro es el Wakame (que sinceramente, no sé qué es jejeje) el cual contiene 40mg por cada 100g de alimento.

 

2. El colesterol es malo

Vamos a por el segundo mito… ¡Dicen que EL COLESTEROL ES MALO! Decimos lo mismo que en el punto anterior, ya que es medio verdad, pero no llega a ser del todo cierto. El colesterol es una grasa necesaria para la vida, a partir del colesterol se forman los ácidos biliares, las hormonas sexuales, los corticoides, la vitamina D, y muchas otras cosas que no es necesario nombrar, ya que podríamos estar hasta mañana. El problema surge cuando aumenta el LDL (o lo que es lo mismo, las lipoproteínas de baja densidad), ya que son las encargadas de transportar el colesterol desde el hígado a los tejidos, donde se puede acumular en las paredes arteriales, provocando el endurecimiento de los vasos sanguíneos. El colesterol realiza una función importante en nuestro cuerpo con lo que podemos afirmar que no, no es malo. Pero el abuso de grasas saturadas (carnes rojas, huevos y lácteos) es el responsable de la aparición de problemas cardiovasculares.

 

3. Los productos light adelgazan

Los productos light, estos siempre me han hecho mucha gracia! Decir que los productos light adelgazan SIEMPRE ES MENTIRA! Como ya he dicho, siempre me han hecho gracia, ya que puedes llamar light a un producto que ya tenías fabricado anteriormente y le has rebajado un 30% las kcal, las grasas o los azucares… Un ejemplo muy sencillo: una lasaña pre-cocinada contenía 500kcal y un total de 60gr de grasas saturadas. Ahora bien, han realizado una nueva lasaña en la misma empresa, con la diferencia que ahora esa misma lasaña aporta 349kcal (un 30,01% menos). De esa manera ya pueden nombrar “light” a un producto. ¿Realmente crees que vas a poder adelgazar comiéndote una lasaña que aporta 349kcal y un total de 42gr de grasas por cada 100gr de alimento? Ahí lo dejo…

 

4. Hay que beber leche todos los días

La siguiente mentira es que hay que beber leche todos los días para que no te falte calcio. Esta mentira es una idea popular que todos debemos beber leche, sin embargo, son muchos los adultos a los que les resulta indigesta. Con el paso de los años o por exceso del mismo, se pierde la enzima lactasa, responsable de la digestión del azúcar lactosa y de su asimilación. Es verdad que el calcio es un mineral clave, forma parte de los huesos, dientes y tendones, interviene en la contracción y relajación muscular de los huesos, en el ritmo cardíaco y la coagulación sanguínea. Es un mineral tan importante que cuando disminuyen los niveles de calcio en sangre, se ponen en marcha mecanismos para extraerlo de los huesos y mantener el equilibrio. Pero ahí va la bomba… Hay más calcio en otros alimentos que en la leche: 100gr de Alga Iziki aportan 1.400 mg de calcio, mientras que la leche de vaca aporta 120mg. El queso manchego tiene 1.200 mg, el sésamo tiene 783 mg de calcio, las sardinas en aceite 400 mg, el chocolate con leche 240 mg, las almendras 234 mg, la soja 200 mg y el pulpo 144 mg. Como puedes ver la leche no está en el top 10 del calcio, pero no podemos negar que es uno de los más sencillos de consumir.

 

5. Dejar de comer, adelgaza

Seguro que este 5º punto lo has oído muchas veces. Y dice así: DEJAR DE COMER, ADELGAZA. Perdóname un momento…. jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajajaja. Esto es la MAYOR MENTIRA que habrás oído nunca. Hay muchas personas que piensan que eliminando la cena o el desayuno, conseguirán perder los kg acumulados. Vuelvo a repetir… ES MENTIRA! Para adelgazar, hay que hacer cinco comidas ligeras al día. Si eliminas una comida principal, el organismo lo interpreta como una situación de hambre o escasez, así que se prepara para guardar reservas de grasa. ¿Cual es el motivo? Pues muy simple. El cuerpo es inteligente, y si no le das el alimento que necesita, guarda el alimento que le queda, convirtiéndolo en grasa, para más adelante poder gastarlo como energía. Así que el hambre no adelgaza, sino que además, puede llegar a engordar.

 

6. El agua entre comidas engorda

Otra de las mentiras que hasta yo he creído alguna vez que era cierta es que el agua entre comidas engorda… el hecho de que lo creyera es simple. Algunas personas (entre las que me incluyo) con tendencia a retener fluidos, tienen problemas de digestión y eliminación del agua cuando la toman junto a otros alimentos. Poco después, entendí la realidad… el agua no te puede hacer engordar, ya que contiene CERO calorías, por lo que es imposible que te haga aumentar de peso.

 

7. Las vitaminas engordan.

La idea de que las vitaminas engordan no sólo es errónea, sino que carece de lógica. Las vitaminas no son nutrientes energéticos como los hidratos de carbono, proteínas o lípidos, por tanto no aportan calorías y no pueden engordar. Son indispensables para tu salud y son necesarias para el correcto funcionamiento de todos los sistemas. Comer de todo te garantiza que no te falte ninguna de ellas. Ya hemos nombrado 7 de los mitos caídos sobre nutrición y deporte, ya queda menos!

 

8. El apio adelgaza

Este es de los que menos he escuchado, pero algunos de vosotros lo habéis oído y creéis que es cierto. ¿El apio adelgaza? Expongo… Salvo el agua, ningún alimento tiene 0 kcal. El apio tiene fama de adelgazar porque tiene muy pocas calorías (16 kcal), un alto contenido en potasio (diurético) y una gran cantidad de fibra (1,7 g). Aporta muy poca energía y requiere un gran gasto para ser digerido. No es que adelgace, pero se gasta más en consumirlo que otro alimento normal y aporta un número bajo de calorías. Por tanto esto tiene algo de cierto, pero también algo de falso, ya que al incluir el apio a tu dieta, reduces tu cantidad total de kcal consumidas al final del día y esto ayuda a la perdida de peso. Igual que el apio, puedes encontrar muchos más alimentos con gran similitud, así que no conseguirás adelgazar gracias al apio, adelgazarás (o engordarás) dependiendo de la cantidad de kcal que le das a tu cuerpo.

 

9. La sauna adelgaza.

La sauna tiene muchos efectos beneficiosos para la salud, pero no vas a perder los kilos que te sobran por mucha sauna que hagas. Es verdad que la sauna es recomendable para adelgazar. Basicamente produce un efecto principal: el aumento de sudoración que limpia y desintoxica, ya que elimina toxinas, mejora la respuesta inmune, elimina la retención de agua, etc. Si nos pesamos después de una sesión de sauna, lo más probable es que hayamos perdido medio kilo como mínimo, pero lamento desilusionarte… Ese peso, corresponde única y exclusibamente a la sudoración, con lo cual, es agua… En cuanto bebas (obligatorio después de una sauna) recuperarás los kilos perdidos.

 

10. La fruta no se debe ingerir después de una comida

En la decimo de los mitos caídos sobre nutrición y deporte, hablamos sobre la fruta, la cual dicen que no es bueno ingeirla después de una comida. Aquí, en España, la fruta se toma como postre de forma tradicional, al contrario que en otros lugares del mundo, donde es un aperitivo o un tentempié entre horas. La dieta naturista argumenta que la fruta debe tomarse sola por ser un alimento que se absorbe rápidamente. Dicen que al tomarse después de una comida copiosa, pasa más tiempo en contacto con los jugos del estómago y puede perder vitaminas y minerales o que los azúcares de la fruta se fermenten. Hasta aquí todo bien, hay una explicación lógica. Pero también es verdad que la dieta mediterránea se compone de alimentos ligeros que se toman crudos (ensaladas) o poco cocinados (al vapor, al horno o a la plancha) que no interfieren con la fruta si ésta se toma después de cada comida. Así que, en las comidas que realizamos algo copiosas, es mejor no comer fruta después de dicha ingesta, pero como norma general SI SE PUEDE comer una pieza de fruta DESPUES de una comida.

 

11. El atún aumenta la masa muscular

Otro de los mitos caídos sobre nutrición y deporte es este. Los amantes del músculo somos auténticos “gurús” de la alimentación deportiva. Nuestro objetivo es la búsqueda de alimentos ricos en proteínas y pobres en grasa, para potenciar la ganancia de “kilos limpios”, es decir… de músculo. El atún se ha puesto de moda, nada más y nada menos que por ser un alimento rico en proteínas de alto valor biológico y no aportar apenas grasa, siendo estas del tipo omega-3, que actúan protegiendo de las enfermedades cardiovasculares y las articulaciones. Pero realmente, el atún no te aumentará la masa muscular, eso lo vas a conseguir a base de esfuerzo y dedicación. No hay que ser muy listo para saber que por muchos atunes que pongas en tu mesa, no vas a conseguir el cuerpo de Arnold Schwarzenegger. El músculo se hace en el gimnasio, entrenando duro.

 

12. Se queman más calorías con más tiempo

Esto no es del todo cierto… No por realizar ejercicio más tiempo, quemarás más calorías. Mucha gente piensa que el cuerpo tiene un reloj que cuenta los minutos de su entrenamiento: sólo después de que ha pasado una hora empiezas a quemar calorías. Sin embargo para alivio de los que disponemos de poco tiempo para entrenar, saber que se pueden quemar las mismas calorías en 1 hora que en 2 horas. Expongo… Si vas a 5km/h durante 2 horas, acabarás quemando LAS MISMAS CALORÍAS que si vas a 10km/h durante una hora. La razón está clara… el primer tiempo corresponde a una menor velocidad (5 km/h para el primer caso y 10 km/h para el segundo). Cuanto más rápido vas, más energía necesitas para mantener el ritmo. Por tanto, si tienes poco tiempo, haz series de velocidad para aprovechar el entrenamiento. Y si lo tuyo no es ir deprisa, aumenta el tiempo de tu entrenamiento cardiovascular.

 

13.La suplementación deportiva no funciona

Esta es otra de las que más gracia me hace… Mucha gente, cree que la suplementación NO VALE PARA NADA. Esto es rotundamente FALSO! Vamos a explicar un caso practico: Hace no mucho, uno de nuestros Fans de la página de Facebook nos mandó un mensaje que decía lo siguiente:

Hoy, hablando con la monitoria del gimnasio, surgió el tema de los suplementos y ella dijo que los que los toman acaban teniendo problemas de salud, como problemas de tiroides, aumento de peso descontrolado en grasas y otros. Yo le dije que si tomas todo siguiendo las recomendaciones (beber bastante agua, cuidar la eliminación y llevar un entrenamiento que compense, es decir, que produzca desgaste) no te tendrían por qué hacer daño. Me gustaría saber vuestra opinión…

Por la experiencia que tenemos, no es ninguna novedad escuchar a gente que relaciona los suplementos con los problemas de salud más variados. Lo que en este caso nos entristece es que lo diga la monitora de un gimnasio, que debería ser capaz mejor que nadie de separar los mitos de los hechos reales sobre los suplementos.

Como bien dijo este chico, los suplementos solo sentarán mal si la persona excede las dosis, si no sigue las indicaciones del producto o si no tiene en cuenta su condición clínica (por ejemplo, los termogénicos no son recomendables para personas que padecen hipertensión). Como todo en la vida, el exceso es perjudicial, hasta el agua en exceso es mala y puede incluso matar. Sin embargo, pocas veces es cierto lo que se dice sobre los suplementos.

Por ejemplo, se lee y se dice mucho que consumir cantidades elevadas de proteína provoca problemas renales. Sin embargo, en un estudio publicado en 2006 en el que se analizaba esta cuestión, se llegó a la conclusión de que: “A pesar de que la restricción de proteína puede ser una forma de tratamiento adecuada para enfermedades renales pre-existentes, tras siglos de dieta occidental rica en proteína, no se han descubierto pruebas significativas de que una dieta hiperproteica ejerza un efecto perjudicial sobre la función renal de personas sanas

Conclusión

El propio Comité Olímpico Internacional reconoce los beneficios de los suplementos y afirma: “Los suplementos deben usarse de acuerdo con las recomendaciones existentes y bajo la supervisión de un profesional correctamente informado (el subrayado es nuestro ya que, aunque nos pese, existen profesionales mal informados, como esa monitora).

Es cierto que los suplementos, si se toman de forma descuidada, pueden provocar daños en la salud, pero esto se puede aplicar a todo y no solamente a este tipo de productos. Un suplemento, tal y como el propio nombre indica, es un complemento a la alimentación y siempre se debe ver de esa manera. Si una persona no necesita vitamina A porque la consigue en la alimentación pero consume suplementos de vitamina A, podría desarrollar los desórdenes habituales relacionados con el exceso de este nutriente, como dolores de cabeza o sensación de irritabilidad.

 

14. Si no entrenas, el musculo se convierte en grasa

Muchos habéis creído esto alguna vez, ya que realmente es así, pero no es del todo cierto… Me explico: un tejido como el músculo, con células especializadas en el movimiento, NO PUEDE TRANSFORMARSE en un tejido de reserva como el graso. Lo que ocurre es que si no hay entrenamiento y se siguen tomando las mismas calorías, se pierden fibras de contracción y el espacio que ocupaban se rellena con una capa de grasa extra. Si no te queda más remedio que dejar el entrenamiento, cuida tu dieta e intenta dedicar 10 minutos al día para hacer una tabla casera de ejercicios que te mantenga en forma.

 15. Agua con azúcar para las agujetas.

La experiencia demuestra que el agua azucarada no tiene efectos sobre las agujetas, porque éstas son microlesiones musculares que se producen en las fibras de un músculo no entrenado o sobrecargado. La mejor manera de prevenirlas es con una calentamiento inicial adecuado, evitando esfuerzos que superen nuestro nivel de entrenamiento y con estiramientos exhaustivos al acabar. En caso de que hayan aparecido, aplica hielo, masaje suave y estiramientos específicos en la zona. Otra opción son los suplementos como el BCAA+Glutamina. Con este producto conseguirás incrementar la síntesis proteica y mejorar tu regeneración muscular después de un entreno intenso.

 

15+1. Este campo queda vacío

Aquí no vamos a ser nosotros los que escriban, vas a ser tu a través de tus comentarios! Necesitamos que cada uno de vosotros nos diga Mitos caídos sobre nutrición y deporte, de esta manera, cada uno puede dar su opinión. Así que no esperes más! Déjanos tus comentarios valorando esta entrada y poniendo tu granito de arena en este 15+1. Además, si te ha gustado, puedes compartirlo con tus amigos para que ellos también puedan dar su punto de vista!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.