¿Qué es el efecto rebote?

Con la llegada del verano vienen los arrepentimientos. Nos propusimos a principios de años comenzar una dieta sana y equilibrada combinada con el deporte pero no lo hemos cumplido. Ahora que llega el buen tiempo, queremos conseguir prácticamente milagros relacionados con la pérdida de grasa o la tonificación del cuerpo. Es en estos momentos cuando muchas personas apuestan por las dietas extremas para perder ciertos kilos en poco tiempo. Sin embargo, no son conscientes del efecto rebote que les va a producir.

El efecto rebote hace referencia a la ganancia doble de kilos cuando dejamos las dietas temporales. Es decir, no solo recuperamos el peso que habíamos perdido sino que adquirimos más kilos. Con estas dietas conseguimos que nuestro metabolismo se ralentice y que produzcamos menos leptina – hormona que regula el apetito-.

Metabolismo más lento

Las dietas que te hacen perder mucho peso en poco tiempo, hace que se reduzca el metabolismo basal de golpe. Un metabolismo más lento quema menos calorías. Además, el problema se encuentra, sobre todo, en que las personas comienzan a recuperar los kilos perdidos una vez han acabado la dieta pero su metabolismo sigue lento. Esto provoca la necesidad de hacer una dieta más restrictiva para poder mantener el peso ideal, de lo contrario seremos víctima del efecto rebote. A su vez, esa dieta restrictiva seguirá provocando un mayor ritmo del metabolismo.

Menos producción de leptina

La leptina es la hormona responsable de la sensación de saciedad, del incremento del gasto calórico y metabólico y de regular el apetito. La leptina sufre fuertes bajadas cuando se realizan dietas extremas basadas en la poca ingesta de alimentos y calorías durante un periodo corto de tiempo. En el momento en que las personas acaban la dieta y vuelven a su rutina alimenticia, ganan peso otra vez con el llamado efecto rebote. Durante este proceso, la leptina vuelve a crecer pero con el inconveniente de que no vuelve a recuperar sus niveles iniciales ya que solo crece hasta la mitad. De esta forma, no se consigue una regulación efectiva en el apetito, provocando que las personas estén todo el día con la sensación de hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.