¿Es mejor el agua fría o el agua caliente para la salud?

Los apasionados de los deportes profesionales como es el fútbol, baloncesto o tenis habrán visto en más de una ocasión cómo los  jugadores se meten en cubos de hielo una vez han finalizado el partido. ¿Por qué lo harán?

También es habitual que antes de salir a rueda de prensa, los deportistas de élite se peguen una buena ducha para quitarse todo el sudor y los malos olores. En este caso, pueden surgir dudas sobre qué tipo de agua es más recomendable: fría o caliente. Cada una de ellas aporta unos beneficios diferentes, siendo ambas buenas para el cuerpo. En función de cuál haya sido la intensidad de nuestro entrenamiento y nuestra situación actual a nivel físico, optaremos por las duchas de agua fría o caliente.

Beneficios del agua caliente

Es recomendable para la relajación de los músculos después de que hayan sufrido una sobre carga de entrenamiento o se encuentren tensos. Saldremos de la ducha mucho más relajados y descansados. En el terreno deportivo, el agua caliente disminuye el dolor que provocan algunas lesiones. Otros beneficios son la disminución de la tensión, el alivio del dolor que provocan las migrañas, reduce la ansiedad, descongestiona las fosas nasales, abre los poros y limpia la piel.

Por lo tanto el agua caliente es buena para cuando nos sentimos débiles o “pachuchos”. Muchas veces no queremos romper con nuestra rutina de entrenamiento a pesar de sentir malestar o no poder respirar adecuadamente. Una ducha caliente antes del entrenamientos nos hará sentirnos mucho mejor y nos preparará para el esfuerzo físico.

Beneficios del agua fría

En este caso, el agua fría mejora la circulación sanguínea y el retorno venoso, siendo la principal razón por la que los deportistas de élite se bañan en cubos de hielo. Este motivo se suma a que el agua fría o los hielos ayudan a la recuperación de los músculos.

Por otro lado, las duchas frías ayudan a estimular las defensas y a prevenir los resfriados, estimulan las hormonas que luchan contra la depresión, despejan la mente, reafirman la piel y evitan la caída del cabello a la vez que le dan más brillo.

Y después de haber leido esta entrada, ¿que crees que es mejor…? ¿agua fria o agua caliente? Explicaos tus motivos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.