Vitamina D: por qué es tan importante

La práctica habitual de algún tipo de actividad física requiere una alimentación específica para proporcionar al cuerpo las energías necesarias para lograr el máximo rendimiento y una eficaz recuperación posterior.

Uno de los ingredientes al que debemos prestar especial atención los deportistas es la vitamina D, que nos proporciona una gran salud tanto ósea como muscular.

Beneficios de la vitamina D

Se trata de una vitamina liposoluble que propicia la asimilación de minerales, sobre todo del fósforo y el calcio. Si no ingerimos esta vitamina, nuestro cuerpo no tendría la capacidad de absorber el calcio presente en los alimentos. Por su parte, aumenta la absorción de fósforo en los riñones e intestinos, generando una mayor concentración en sangre y huesos.

La vitamina D también es beneficiosa para propiciar la regeneración del desgaste de los músculos y evitar las lesiones gracias a que refuerza la estructura ósea y muscular. Tanto es así, que es el principal elemento que se recomienda a aquellas personas con osteoporosis u osteoartristis.

Entre sus ventajas destaca el refuerzo del sistema inmune, reduciendo el riesgo de contraer gripes o resfriados, y su contribución en el funcionamiento correcto del sistema cardiaco previniendo la hipertensión arterial.

La mayor ingesta se debe hacer cuando realizamos deporte pero también durante el desarrollo infantil y en la tercera edad para la conservación de los huesos.

Problemas por falta de vitamina D

Si no tomamos vitamina D, podemos caer en problemas óseos, como pueden ser deformaciones en los huesos, osteomalacia, retraso en el crecimiento o raquitismo, entre otras cosas. El déficit de vitamina D también puede provocar diabetes, enfermedades cardiovasculares o cáncer de colon.

En cuanto a los deportistas, la falta de vitamina D genera una reducción del rendimiento físico y de las energías o fuerzas necesarias para la realización de los entrenamientos. Además, podemos recaer en lesiones o fracturas en cualquier parte de nuestro cuerpo.

¿Cómo tomar vitamina D?

La podemos encontrar en el salmón, el pescado azul, el queso o los huevos. Pero también conseguiremos un gran aporte de esta vitamina si nos ponemos al sol (siempre con precaución y protección), debido a que los rayos solares ayudan a generar vitamina D en nuestro organismo y a sintetizarla.

Asimismo, se puede ingerir a través de productos ricos en vitaminas, creados específicamente para satisfacer esta necesidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.