Beneficios de los entrenamientos a intervalos

Los entrenamientos a intervalos son aquellos en que variamos la intensidad de los mismos conforme van pasando los minutos. Consisten en combinar periodos cortos de alta intensidad con periodos algo más largos de menor intensidad.

Estos ejercicios se comienzan con una intensidad leve o moderada que irá subiendo de forma paulatina. En ocasiones, podemos llegar al punto más alto de intensidad que somos capaces de soportar y, después, reducir el ritmo para luego volver a aumentarlo. Otra forma de realizar entrenamientos a intervalos es subir la intensidad poco a poco para acabar el ejercicio con el mayor esfuerzo posible.

Pongamos un ejemplo. Salimos a correr o usamos la cinta corredora del gimnasio. Al empezar ponemos una intensidad del 20%, pensando que ya hemos calentando antes. Mantenemos ese ritmo durante los primeros 10 minutos. Después subimos la intensidad al 40% y mantenemos durante unos minutos. Posteriormente, seguimos subiendo el ritmo de forma paulatina hasta llegar al 100%. Por otro lado, después de llegar al 50% el siguiente nivel puede ser el 100% durante un par de minutos para luego reducir al 60% y, más adelante, volver al 100% durante el mismo tiempo y reducir al 70% y así sucesivamente.

No obstante, si nos estamos iniciando en el deporte o en este tipo de entrenamientos o llevamos mucho tiempo en inactividad, es recomendable no llegar al 100% de nuestras capacidades. Para empezar, nuestro máximo esfuerzo puede estar en el 80-90%.

¿Qué conseguimos con el entrenamiento a intervalos?

  1. Mayores progresos en menos tiempo

Los entrenamientos a intervalos no requieren de más de 20 minutos para llevarlos a cabo. Este tiempo es suficiente para lograr resultados eficaces, incluso más que los que conseguimos corriendo, por ejemplo, a un ritmo suave durante una hora, según varias investigaciones.

  1. Perder peso

La intensidad y los cambios de ritmo de los entrenamientos a intervalos propician la quema de grasas y calorías durante el ejercicio físico y durante las 24 horas posteriores al mismo.

  1. Mantenimiento de los músculos

Aunque perdamos grasa con los entrenamientos a intervalos, éstos también provocan el catabolismo muscular, por lo que seguiremos manteniendo el volumen de nuestros músculos e, incluso, aumentarlo.

  1. Corazón más sano

La práctica continuada de estos entrenamientos aporta mayor resistencia física, lo que se traduce en una mayor salud cardiovascular y en un aumento del volumen máximo de oxígeno.

  1. Aumento de la hormona del crecimiento y el metabolismo

Los entrenamientos a intervalos estimulan la producción de la hormona del crecimiento durante las 24 horas posteriores a la finalización del ejercicio. Esta hormona propicia la quema de calorías y ralentiza el envejecimiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.