Cómo afecta la musculación en el ejercicio físico

En inmensidad de ocasiones hemos escuchado la palabra “musculación” pero, ¿sabemos realmente a qué hace referencia? Estar musculado se suele relacionar con que una persona está “ciclada” o que tiene los músculos demasiado desarrollados. Esta definición es correcta pero no es la única.

La musculación también se refiere a cómo preparamos nuestro cuerpo para hacer frente a las exigencias físicas que requieren cualquier deporte o entrenamiento. Disponer de una buena musculación es lo que nos permitirá aumentar el rendimiento con menor gasto energético.

Objetivos de la musculación

El trabajo de la musculación va dirigido a crear la fase de desequilibrio en el cuerpo para que, posteriormente, pueda realizar la fase de equilibrio que será la que nos permita adaptarnos a las exigencias del ejercicio físico.

Pero debemos tener claro que estar musculado no es siempre estar “ciclado”, sino tener una musculatura preparada para el deporte. El trabajo de la musculación es diferente en función de nuestros objetivos o del deporte que practicamos. Asimismo, el trabajo de fuerza no se realiza de igual forma en un deporte u otro, por lo que hay veces que no es necesario tener los músculos demasiado desarrollados.

Uno de los propósitos por los que se trabaja la musculación es para conseguir mayor resistencia. En ocasiones, debemos levantar un peso relativamente fácil para nosotros pero cuando debemos estar sujetándolo durante un tiempo, la musculación reacciona de manera diferente. Por ello, hay que preparar los músculos según las exigencias.

Pongamos un ejemplo más práctico. Imaginémonos a un jugador de fútbol. Tiene que entrenar la musculatura para conseguir fuerza a la vez que resistencia. Esta exigencia se debe a que deberá aguantar los 90 minutos de juego sobre el campo mientras corre, realiza saltos, desmarques, tiros, etc., es decir, ejercicios que requieren una musculatura fuerte y que resista la carga a la que se le está sometiendo. Sin embargo, un lanzador de peso necesitará trabajar más la fuerza máxima en un periodo de tiempo mucho más corto.

Por lo tanto, el trabajo de fuerza debe ir encaminado a los requisitos de cada deporte u objetivo. No todos los deportistas deben realizar el mismo entrenamiento. Los correctos ejercicios son los que permitirán conseguir el máximo rendimiento en cualquier ejercicio físico que realicemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.