Cómo el exceso de entrenamientos puede afectar al cuerpo

Es más que sabido que realizar deporte de forma regular es bueno para la salud. La actividad física nos mantiene activos a la vez que impulsa la oxigenación de la sangre y nos permite mantener un peso acorde a nuestra estatura y edad. Conseguimos adelgazar o alcanzar el nivel de fuerza que deseamos.

Sin embargo, el exceso de ejercicio o la realización constante de entrenamientos de gran intensidad pueden acabar siendo perjudiciales para la salud. Es igual de peligroso no cuidarse con una dieta sana y equilibrada ni practicar deporte como estar todo el día expuestos ejercicios muy intensos.

Síntomas de la superación de la barrera límite en los entrenamientos

Los expertos e investigadores en esta cuestión han demostrado con sus estudios que la realización constante de ejercicios de alta intensidad puede provocar estrés, depresión o fatiga. El estrés va asociado a los trastornos del sueño, la disfunción digestiva, el aumento de peso, el hipotiroidismo y el deterioro de la memoria.

Los síntomas que alertan de que nos estamos pasando con los entrenamientos es que nos sentimos más agotados de lo habitual, enfermamos con facilidad y engordamos a pesar de seguir una dieta equilibrada.

Si el estrés físico se experimenta de forma repetitiva, pueden provocarse cambios físicos en las paredes del corazón y aumentarse el musculo del corazón dando lugar a trastornos en el ritmo cardiaco.

Técnicas para evitar las consecuencias de los entrenamientos intensos

  • Descansar. Las horas de sueño ayuda a estabilizar el estrés provocado por el ejercicio físico.
  • Regular la frecuencia del entrenamiento. Los ejercicios de alta intensidad deberán estar repartidos a lo largo de toda la semana y deberán limitarse a dos o tres días.
  • Combinar ejercicios. Los entrenamientos intensos deberán ir acompañados de ejercicios de relajación como es el yoga o la meditación.
  • No superar los límites de nuestro cuerpo. Siempre sabemos cuándo necesitamos un descanso o cuando nuestros músculos y mente no pueden dar más de sí mismos. Antes de llegar al límite, deberemos parar.
  • Seguir una dieta rica en proteínas. Cuando realizamos ejercicio intenso nuestro organismo necesita una buena reserva de energías, que son proporcionadas con los hidratos de carbono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.