Cómo empezar y continuar haciendo flexiones

Las flexiones son uno de los ejercicios más eficaces para entrenar los músculos. No se trata de un ejercicio agresivo debido a que no requiere de una carga extra para su realización. La base de las flexiones es el propio peso del deportista.

Para las personas que comienzan a hacer flexiones por primera vez o después de mucho tiempo, suele resultar un ejercicio pesado hasta que los brazos comienzan a coger forma y musculatura. No obstante, la inclusión de las flexiones en nuestra rutina diaria nos proporciona una buena forma física

¿Cómo se realizan las flexiones?

Las flexiones están destinadas a entrenar los tríceps y antebrazos, el pecho, la parte baja de la espalda… en definitiva, el torso superior del cuerpo. Pero si a la vez que realizamos las flexiones llevamos una respiración óptima profunda, conseguiremos que se conviertan también en un ejercicio aeróbico con el buen funcionamiento de los pulmones.

La forma que se adopta al realizar flexiones es boca abajo, con las palmas de la mano en el suelo y la punta de los pues tocando también el suelo. El resto del cuerpo queda en el aire sin ningún contacto con la superficie. Una vez que tenemos esa posición, solo tenemos que doblar -siempre hacía afuera- y estirar los brazos.

¿Cómo empezar a hacer flexiones?

Los deportistas que no cuentan con gran masa muscular, pueden reducir el peso de su cuerpo de la siguiente manera. En vez de apoyar la punta de los pies sobre el suelo, podemos apoyar las rodillas. De esta forma, se trabajan los mismo músculos pero con una carga menor. Es la mejor forma para comenzar a hacer flexiones y que los músculos vayan cogiendo fuerza sin sufrir lesiones.

Ejercicios de flexiones para entrenar los músculos

Las flexiones más habituales son aquellas en las que apoyamos los dos pies sobre el suelo y los dedos de la mano están orientados hacia. La apertura de los brazos debe ser algo más grande que la anchura de los hombros. Con este ejercicio entrenamos los bíceps.

Para entrenar los músculos del antebrazo, debemos colocar las manos juntas debajo del pecho para que a la hora de estirar los brazos la presión recaiga sobre la parte de atrás de los brazos.

También podemos realizar flexiones con un brazo más adelantado que otro, con una pierna detrás de la otra o con una pierna estirada en el aire, colocando los brazos más hacía atrás con la palma de la mano hacía abajo, dar una palmada cada vez que estiramos los brazos, etc. Todos estos ejercicios dependerán del grupo de músculos que queramos ejercitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.