¿Con qué entrenamientos quemamos más calorías?

El objetivo de los entrenamientos es mantener un cuerpo sano y activo, constituir músculo e incentivar el buen funcionamiento de las hormonas. No obstante, existen personas que también buscan perder peso y tonificar su cuerpo. En estos casos, se realizan ejercicios de alta intensidad para quemar cuántas más calorías mejor. Entre ellos, se encuentran el ejercicio aeróbico, los entrenamientos a intervalos y la fuerza. Pero, ¿con cuál quemamos más calorías?

  1. Entrenamientos aeróbicos o cardio

Es habitual ver a personas en el gimnasio realizando ejercicios aeróbicos con una intensidad media. La razón es porque cuando entrenamos con menor intensidad, mayor es el porcentaje de grasa que usa nuestro cuerpo como combustible. En el nivel de intensidad que comprende el 60 o 70% la energía procede de la grasa. En el momento que subimos la intensidad durante un largo periodo de tiempo, lo que el cuerpo quema es glucógeno.

Sin embargo, realizar un ejercicio aérobico durante un tiempo prolongado puede dar lugar a la pérdida muscular y al aumento de cortisol. Por lo tanto, lo mejor es realizar cardio pero sin sobrepasarnos en el tiempo de realización.

  1. Entrenamientos a intervalos

Este tipo de ejercicios aumentan las catecolaminas que facilitan el movimiento y pérdida de grasa. Además, son perfectos para quemar grasas en las horas posteriores al entrenamiento y para mejoran la resistencia cardiovascular. Su peculiaridad es que se queman bastantes grasas en total pero menos calorías.

  1. Entrenamientos de fuerza

Con el objetivo de perder grasa, los deportistas tienden a reducir el peso de la carga y a aumentar el número de repeticiones. De esta forma, se aumenta el gasto calórico. Sin embargo, si hacemos estos es probable que perdamos masa muscular.

¿Cuál es la combinación perfecta?

Una vez visto las características de cada entrenamiento, vamos a ver de qué forma podemos perder más grasa. En este sentido es mejor centrarnos en el impacto metabólico de los entrenamientos y no tanto en cuántas calorías quemamos.

No debemos excluir ninguno de los entrenamientos pero sí tener en cuenta su duración. De esta forma, si pensamos en la forma de una pirámide, los entrenamientos de fuerza estarían en la base, seguidos por los entrenamientos en intervalos y, por último, en el vértice estaría el cardio. Esto quiere decir que podemos dedicar a la fuerza 3 o 4 entrenamientos por semana, a los entrenamientos de intervalos con una o dos sesiones es suficiente y el cardio necesita una sesión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.