Consejos para prevenir el insomnio después del entrenamiento

Las horas de la tarde más cercanas a la noche suelen ser las preferidas para realizar deporte. El motivo principal es porque la mayoría no tenemos tiempo de ejercitarnos por las mañanas. Las tareas diarias nos impiden dedicarnos unos minutos a nosotros mismos para poder hacer ejercicio físico. Por ello, cuando ya hemos acabado nuestra jornada laboral es cuando nos ponemos la ropa de deporte y salimos a la calle o vamos al gimnasio.

Pero, ¿es bueno hacer ejercicio por la noche? No existe ningún problema si ello no nos acarrea consecuencias negativas. Hay personas que hacer ejercicio físico por la noche no altera su estado. Sin embargo, a otras personas les produce insomnio. Después de los entrenamientos, el cuerpo se siente más activo y necesita un periodo de tiempo para volver a relajarse. Por ello, si nos intentamos dormir nada más entrenar, es posible que nos cueste más de la cuenta.

En este artículo vamos a dar una serie de consejos para que no tengamos problemas a la hora de dormir porque un mal descanso perjudica a la recuperación de los músculos a la vez que no nos permite descansar la mente para afrontar una nueva jornada.

Qué hacer para no sufrir de insomnio tras el ejercicio físico

  1. Si no disponemos de más horas para entrenarnos, es preferible que no realicemos entrenamientos demasiados internos por la noche. En el caso de que queramos aumentar la intensidad, tendremos que reservar estos tipos de entrenamiento para los días en que podamos ejercitarnos a horas más tempranas. Los días que no trabajamos serían un buen momento para ello.
  2. Realizar yoga. Antes de finalizar el entrenamiento, podemos someternos a una clase de yoga ya que esta modalidad del fitness favorece la relajación.
  3. No tomar café. Los días que nos vayamos a ejercitar, es aconsejable no tomar café durante todo el día si luego tenemos problemas de sueño.
  4. Alimentación ligera. Una comida copiosa también puede dificultar que conciliemos el sueño rápidamente. Por ello, la alimentación debe ser suave y rica en proteínas. La idea es hacer que la digestión no trabaje mucho durante la noche.
  5. Baños de agua caliente. Darnos una ducha con agua caliente ayuda a que el cuerpo se desactive y, por lo tanto, podamos dormir plácidamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.