Ejemplos de ejercicios isométricos

Como ya vimos en un artículo anterior, los ejercicios isométricos son aquellos en los que entrenamos los músculos sin necesidad de movernos. Adquirimos una posición fija en la que tensamos los músculos para que se activen las fibras gracias a la contracción de los mismos.

Asimismo, explicamos cómo se hacen correctamente los ejercicios isométricos para que notemos los resultados. En este post vamos a poner ejemplos de ejercicios de este tipo que nos ayudarán a entrenar todo el cuerpo.

  1. Contra la pared

En este ejercicio isométrico, comenzamos de cara a una pared. En ella colocamos la palma de las manos, con los brazos estirados, a la altura del pecho. Después, adelantamos una pierna por delante de la otra y la dejamos un poco flexionada. Una vez adquirida la posición correcta, empujamos contra la pared y notaremos cómo se contraen los músculos de los brazos, los hombros y del pecho. Cuánto más vertical estemos, más entrenaremos el pecho.

  1. Posición de rezar

Como su propio nombre indica, en este ejercicio isométrico parecerá que estamos rezando. Para ello, juntamos las palmas de la mano de forma que los codos estén apuntando hacía el suelo. El siguiente paso es apretar las manos entre sí, la intensidad dependerá de cada uno, para ejercitar los brazos. Un erro muy común y que debemos evitar es elevar los hombros mientras presionamos las manos ya que estaremos creando una tensión innecesaria en los mismos.

  1. La plancha

En este caso debemos ponernos boca abajo en el suelo. Estiramos los brazos apoyando las palmas de las manos en el suelo. Lo mismo hacemos con las piernas, dejando que solo los dedos de los pies estén en contacto con la superficie. Siempre con la espalda recta  ya que será la que trabajaremos en este ejercicio isométrico. Lo único que debemos hacer es tensar los músculos de la espalda con la mayor fuerza posible, sin bajar ni subir demasiado los glúteos.

  1. Plancha con antebrazo

No colocamos en la misma posición que en el ejercicio anterior pero en vez de apoyar las palmas de las manos en el suelo, apoyamos todo el antebrazo. Después, apretamos los abdominales. No obstante, con la posición inicial ya sirve para obtener beneficios.

  1. Entrenamiento de brazos

Doblamos uno de los brazos, digamos que el izquierdo, en un ángulo de 90 grados. Con la mano derecha cogemos la mano izquierda y empujamos una contra la otra. De esta forma, trabajamos el bíceps del brazo izquierdo y el tríceps del brazo derecho. Luego cambiamos la función de cada brazo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.