Ejercicios isométricos para ganar masa muscular

Los ejercicios isométricos son aquellos en los que tensamos el músculo sin llegar a moverlo, colocándonos en una posición fija. Un ejercicio es cuando nos colocamos de lado sobre el suelo y con las piernas estirada dejamos caer el peso sobre el brazo o el antebrazo, se conoce comúnmente como la posición en plancha.

Los ejercicios isométricos son muy útiles para las personas que estén en el proceso de rehabilitación de una lesión y que todavía tiene límites en los movimientos. Ayudan a ganar masa muscular gracias a la contracción de los músculos. Asimismo, con ellos aumentamos la fuerza y disminuimos la presión arterial.

Consejos para realizar correctamente los ejercicios isométricos

  1. Contrae bien los músculos

Para obtener los mejores resultados con los ejercicios isométricos, necesitamos apretar con fuerza todos los músculos del cuerpo y mantener esa tensión durante todo el tiempo que dure el ejercicio. Sin embargo, los ejercicios isométricos también ofrecen grandes beneficios aunque los realizamos al 60 o 80% de nuestras posibilidades.

  1. Respira adecuadamente

Al igual que con cualquier otro entrenamiento, la respiración es fundamental y debemos realizar correctamente. Para ello, debemos respirar profundamente en la medida que podamos debido a que la contracción de los músculos puede endurecer la respiración. Esto significa que debemos tener la mente puesta en controlar la toma y expulsión de aire para no acabar poniéndonos rojos. No olvidemos que la respiración se hace con la parte baja del abdomen.

  1. Buena técnica o postura de los músculos

Las variaciones de los ángulos cuando realizamos ejercicios isométricos son las que permiten aumentar la masa muscular y la fuerza. Esta premisa lleva a mantener la postura la misma postura durante un tiempo sin inclinar el cuerpo o coger malas posturas que puedan lesionarnos. De esta forma, conseguiremos maximizar los beneficios.

  1. Cambia las posturas

Dentro de nuestra rutina de entrenamiento debemos incluir los ejercicios isométricos junto con los aeróbicos o los estiramientos. En la variedad está la diferencia. Pues lo mismo ocurre con las distintas posturas que adoptamos en los ejercicios isométricos. Debemos ir combinando las posturas para poder entrenar todos los músculos de nuestro cuerpo y para que no sobrecarguemos alguno de ellos debido a que siempre es el que soporta todo el peso del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.