Entrenamiento con anillas para los músculos

El trabajo con anillas se suele relacionar con los atletas olímpicos. Sin embargo, este tipo de entrenamiento se está extendiendo a un mayor número de deportistas. Cada vez más se fabrican aparatos o máquinas que integran unas anillas para trabajar con ellas. Son un método muy útil para ejercitar los músculos y que está al alcance de cualquier persona que tenga un mínimo de fuerza muscular. Sus beneficios son múltiples si se sabe cómo entrenar con anillas y se controla cada movimiento.

Características de los entrenamientos con anillas

Al comenzar a trabajar con anillas, la primera sensación que vamos a sentir es la inestabilidad. La razón está en que deberemos agarrar las anillas y mantenernos en el aire, sin apoyar los pies en el suelo. Pero precisamente por este motivo trabajaremos más eficazmente los músculos estabilizadores del tronco y los hombros.

Los entrenamientos con anillas nos ayudan a mejorar la fuerza de agarre de los brazos, concretamente la de los antebrazos. Esta característica es beneficiosa por dos motivos: el primero el de aumentar la masa muscular y el segundo el de entrenar los antebrazos ya que suele ser una de las partes más olvidadas por todo el mundo. Pero, además, los entrenamientos con anillas también permiten el desarrollo de todo el tren superior debido a la tensión que se generará durante el ejercicio.

Otra de las ventajas de los entrenamientos con anillas es que nos permite desarrollar la flexibilidad y la coordinación. La primera cualidad recaerá sobre todo en los hombros y en la parte superior del cuerpo mientras que la coordinación se extiende a todo el cuerpo debido a que se requiere un control tanto del tren superior como inferior. Además, con este tipo de entrenamientos es necesario ir cambiando los movimientos para ejercitar el mayor número de músculos posibles.

Para terminar, los entrenamientos con anillas nos ayudan a desarrollar nuestra concentración y fuerza mental. Para su ejecución es imprescindible controlar la mente, de lo contrario acabaremos cayéndonos o perdiendo fuerza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.