Errores que debes evitar en tus sesiones de fitness

El Fitness es una de las modalidades del deporte más demandadas por los deportistas, tanto mujeres como hombres. Existen una gran variedad como es el yoga, spinning, zumba, pilates, fit combat, etc. Además, cada día surgen nuevos estilos del Fitness que mezclan técnicas de diferentes disciplinas. Esto provoca que un gran número de deportistas practique Fitness de forma habitual, si no es una modalidad es otra.

A la hora de observar cómo los deportistas realizan sus sesiones de Fitness, nos hemos percatado de una serie de errores comunes que queremos mencionar en este artículo con el objetivo de avisar para prestar atención y mejorar el rendimiento deportivo sin que ello suponga lesiones.

  1. Duración de las sesiones

Las sesiones de Fitness deben durar alrededor de 45 minutos desde que se empieza a calentar hasta que se termina de hacer el ejercicio cardiovascular. La idea es realizar sesiones intensas pero cortas en la medida de lo posible. Nunca se aconseja más de una hora.

  1. Desequilibrio de los ejercicios

En muy común que las personas que suelen ir a clases de Fitness ya hayan aprendido la rutina de ejercicios o eso se creen. Luego ves a estas personas realizando entrenamientos por su cuenta y caen en el error de realizar ejercicios que provocan un desequilibrio en su postura corporal y en la activación de los músculos.

  1. Intensidad desde el principio

Nunca debemos comenzar a realizar ejercicio físico con la máxima intensidad posible. Podríamos llegar a lesionar nuestras articulaciones o músculos. Primero debemos empezar con unos calentamientos suaves para que el cuerpo entre en calor y de forma progresiva ir aumentando la intensidad.

  1. Pasarse con los pesos

Algunos ejercicios de Fitness se basan en el levantamiento de peso o en soportar un peso determinado. Esto no quiere decir que tengamos que someter a los músculos a una carga que les cueste soportar. El peso debe ser el adecuado, aquel que lo podamos levantar fácilmente durante las primeras repeticiones pero que nos cueste un poco más cuando estemos llegando al final del ejercicio.

  1. Realizar sesiones no acordes a nuestra condición física

Tenemos que ser realistas con nosotros mismos. El primer paso es percatarnos de cuál es nuestra condición física y en base a ellos realizar un tipo de entrenamiento u otro. Por ejemplo, el spinning es un ejercicio cardiovascular de gran intensidad que requiere de un buen fondo físico. Si nos acabamos de iniciar en el deporte, es posible que todavía no estemos al alcance de esta modalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.