¿Es bueno ir al gimnasio maquillada?

La necesidad de las mujeres -y de algunos hombres- por cubrir las imperfecciones con maquillaje o de sentirse más a gusto con ellas mismas llega hasta tal punto de que acuden al gimnasio con la cara maquillada. No es de extrañar ver a chicas con la máscara de pestañas puesta mientras correr sobre la cinta o con la piel impoluta debido a la base de maquillaje que se ha echado antes de salir de casa. Seguro que en más de una ocasión de has preguntado si este hábito es bueno. Si es así, continúa leyendo y sal de dudas.

Consecuencias de hacer deporte maquillada

Cuando entrenamos en el gimnasio o al aire libre, nuestra temperatura interior aumenta, provocando que empecemos a sudar sin parar. Esta acción ayuda a eliminar las toxinas muertas de nuestra piel.

¿Qué ocurre cuando nos maquillamos? Si nuestra piel está cubierta de maquillaje, estaremos entorpeciendo la eliminación de las toxinas a la vez que no dejamos respirar a la piel de forma natural. Por ello, es recomendable ir al gimnasio libre de maquillaje, sobre todo de bases o de BB creams. Además, los expertos inciden en que tampoco es bueno maquillarse todos los días, independientemente de que hagamos o no ejercicio físico, debido a que la piel necesita respirar y sentir el aire fresco.

Además, el sudor provoca que el maquillaje se empiece a derretir o a desplazarse de sitio, pudiendo manchar la ropa o la toalla de deporte a la vez que nos dejará una cara “desconfigurada” debido a que el maquillaje no permanecerá en la posición inicial.

En este sentido, quizás no sea tan problemático ir al gimnasio con alguna parte del rostro maquillada, siempre y cuando sean productos permanentes. Por ejemplo, podemos optar por ponernos un delineador en los labios que sea fijo para que nos aporte algo de color a la cara. Piensa también que cuando sudamos, la cara tiende a ponerse roja, por lo que no llega a ser tan necesaria la aplicación de maquillaje.

¿Qué ocurre con las cremas de la cara?

Las cremas de cara buscan hidratar la piel a la vez no aportan color al rostro. Sin embargo, son productos líquidos o semi-liquídos que pueden comenzar a resbalar y a desprenderse de la piel cuando sudamos. En estos casos, la crema pierde sus efectos debido a que no penetra en la piel.

Lo recomendable es aplicarse la crema varias horas antes de hacer ejercicio o esperar a que hayamos terminado el entrenamiento y nos hayamos duchado para tener la piel limpia y que la crema se absorba mejor y haga sus funciones como es debido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.