La respiración: vital durante el entrenamiento

La respiración es una acción vital para el funcionamiento habitual del organismo. Pero lo es todavía más cuando realizamos ejercicio físico debido a una mayor demanda de oxígeno. Una buena respiración mientras realizamos alguna actividad deportiva ayuda a la oxigenación de los músculos y tejidos, a la realización eficaz de sus funciones y a aportar una mayor energía para el movimiento.

La actividad física prolongada genera sensación de fatiga si no sabemos cómo respirar adecuadamente. La fatiga se produce cuando los músculos reciben una mayor carga de trabajo y el cuerpo tiene necesidad de coger flujo sanguíneo y oxígeno de los músculos locomotores para que la respiración pueda seguir llevándose a cabo. Por ello, es primordial la correcta respiración durante el ejercicio físico para aumentar el rendimiento.

Cómo respirar durante la actividad física

La forma más adecuada para respirar mientras estamos en pleno entrenamiento, y que habremos oído en multitud de ocasiones, es inspirar el aire por la nariz y soltarlo por la boca, en forma de dióxido de carbono. En entornos o climas fríos, este método es todavía más importante porque cuando tomamos aire por la nariz pasa después a las vías nasales donde se purifica y se calienta.

La mayoría de deportistas amateur suelen respirar por la boca cuando ven que su organismo necesita más oxígeno y que el pulso cardiaco se acelera. Sin embargo, no es una buena forma ya que no se está satisfaciendo correctamente la demanda de oxigeno que pide el cuerpo.

Por otro lado, es aconsejable que la respiración sea abdominal durante el entrenamiento. De esta forma inspiramos aire de una forma más profunda y lenta, por lo que conseguiremos mayor cantidad de oxígeno. La otra forma de respiración, menos recomendada, es cuando elevamos los hombros y la clavícula al inspirar aire. La entrada de oxígeno con este método es menor.

Para los deportistas que realizan entrenamientos intensos y continuos, conseguirán mejores resultados si mantienen el ritmo dela respiración y la realizan de forma relajada y profunda. Por su parte, para los deportistas que apuestan más por la musculación, la inspiración de aire se debe realizar en el momento en que los músculos están relajados, mientras que la espiración se realizará cuando se produzca la contracción de los músculos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.