Mejorar la respiración para conseguir más resistencia

No paramos de ver o relacionarnos con personas que entrenan sus músculos con el fin de ganar masa muscular y agrandar su físico. Sin embargo, son pocos los que prestan atención a la musculatura respiratoria a pesar de que muchas pruebas científicas han demostrado su importancia a la hora de mejorar el rendimiento deportivo. Además, este tipo de entrenamiento no requiere de mucho tiempo, con tan solo diez minutos dos días por semana es suficiente.

Beneficios de entrenar la musculatura respiratoria

El entrenamiento de la musculatura respiratoria favorece el aumento de la fuerza y la resistencia ventilatoria, lo que provoca a su vez una mejora de la eficiencia y resistencia durante el ejercicio físico. No os dejéis llevar por los mitos de que la musculatura respiratoria se fortalece con tan solo realizar actividades de resistencia aeróbica. El entrenamiento específico es la clave para que los pulmones sean más eficaces durante la actividad física.

A la hora de ejercitar la musculatura respiratoria, debemos prestar atención al diafragma torácico ya que es el musculo principal de la inspiración. Con la ayuda del resto de músculos, el diafragma torácico promueve la apertura de la caja torácica, evitando la fatiga. Por ello, es aconsejable tener un equilibrio muscular entre el pectoral mayor, el pectoral menor, las fibras posteriores del dorsal ancho, el serrato mayor y menor, el trapecio, los intercostales, el cuadrado lumbar, los espinales dorsales, los escalenos, el esternocleidomastoideo, las fibras de los oblicuos y los supracostales. Todos ellos participan en la inspiración del aire.

Problemas de no entrenar la musculatura respiratoria

  • Fatiga

La fatiga nos impide realizar con éxito las actividades de gran resistencia aeróbica. La demanda de oxigeno durante el ejercicio físico implica a grandes grupos musculares entre los que se encuentran los músculos de la respiración. Si no se entrena la musculatura respiratoria, se produce una diminución de los flujos de sangre provocando la fatiga.

  • Limitación en la mecánica pulmonar

Cuánta más movilidad de la caja torácica obtengamos, mayor capacidad respiratoria poseeremos y, por lo tanto, mayor capacidad para resistir a entrenamientos prolongados. Además, una amplitud de la caja torácica nos permite mayor consumo de oxigeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.