¿Por qué es necesario calentar cuando hacemos deporte?

Siempre hemos oído que antes de realizar alguna actividad deportiva de gran intensidad debemos dedicar tiempo a calentar y estirar. Estos ejercicios van dirigidos a subir la temperatura del cuerpo de forma progresiva. El motivo es para que los músculos entren en calor y estén preparados para el entrenamiento.

Según el Cooper Institute for Aerobics Research de Dallas, muchas lesiones y problemas cardiacos están asociados a la ejercitación repentina de los músculos sin calentar previamente. Para poder comprender esta afirmación debemos desglosar varios hechos.

En primer lugar, la sangre transporta a los músculos el oxígeno necesario para que puedan realizar movimientos de forma eficaz gracias a la obtención de energía. En estado de reposo, un corazón en reposo bombea unos 5 litros de sangre por minuto. Cuando el individuo se ejercita, el corazón bombea 25 litros de sangre por minuto, llegando gran cantidad a los músculos. Por lo tanto, si los músculos no están llenos de sangre, la producción de energía será menor o se producirá en ausencia de oxígeno. Cuando entramos en calor, se produce un aumento progresivo de la frecuencia cardiaca.

Por lo que el corazón bombea más sangre y se permite que las articulaciones se lubriquen como es debido para realizar movimientos más amplios y evitando los daños articulares.

No podemos olvidar que cada tipo de deporte o entrenamiento requiere distintos ejercicios para calentar. Lo mismo ocurre cuando nos referimos a la condición física y la edad de una persona y la intensidad y duración del ejercicio que vamos a realizar a posteriori.

Después de finalizar el entrenamiento, también tenemos que volver a calentar y estirar. Aunque en este caso la idea es enfriar los músculos de forma progresiva para que se vuelvan su estado habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.