¿Qué ocurre en el cuerpo cuando se deja de entrenar?

Es habitual dejar el deporte aparcado durante las vacaciones o durante ciertas etapas de nuestra vida en la que no encontramos el tiempo suficiente, estamos desmotivados o hemos sufrido una lesión grave. En este periodo de tiempo nuestro cuerpo sufre una serie de transformaciones que varían en función de los días que estemos parados. El cuerpo reacciona a esa ausencia de adrenalina, movimiento, sudor y quema de energía que le proporcionamos cuando realizamos ejercicio físico. A algunas personas les preocupa saber cómo reaccionará su cuerpo ante su nueva situación de sedentarismo. Por ello, vamos a explicarte qué ocurre cuando dejas de entrenar.

Diferentes reacciones del cuerpo en cada periodo de tiempo

  • Una semana de inactividad

Si eres uno de esos deportistas habituales con una rutina de entrenamiento lógica en la que tiene cabida tanto el ejercicio físico como los descansos para recuperar la musculatura, nuestro cuerpo no sufrirá cambios importantes si estamos una semana sin hacer deporte. Lo único es que podemos llegar a retener más líquidos de lo normal pero no es nada preocupante.

  • Dos semanas se inactividad

La forma física empieza a perder fuelle y la resistencia cardiovascular es la primera que lo nota. No obstante, en cuanto vuelvas a recuperar el ritmo de los entrenamientos en seguida cogeremos el fondo físico que teníamos anteriormente. Ahora algunas actividades o movimientos nos harán respirar más rápido.

  • Un mes de inactividad

Después de un mes sin deporte empezarás a notar perdida de volumen muscular y una disminución de la resistencia física. Además, es probable que empecemos a ganar grasa ya que ahora no la quemamos de ninguna forma. Otra consecuencia es el insomnio y el estrés. No liberamos las toxinas que nos hacían sentirnos más a gusto.

  • Varios meses de inactividad

La vida sedentaria afecta ya al metabolismo. No quemas energía ni calorías pero si es probable que sigamos comiendo las mismas cantidades y alimentos. Esto provoca que nos encontremos más hinchados, con algún kilo de más y fatigados. El corazón tiene que empezar a trabajar más duro para bombear sangre y los pulmones están perdiendo capacidad de absorber oxigeno.

  • Un año de inactividad

Las consecuencias son claras: ganancia de grasa corporal, pérdida de masa muscular, creación de un metabolismo más lento, mayor fatiga, desgana y pereza y mayores posibilidades de padecer ciertas enfermedades como es la depresión o el colesterol.

 

¿Alguna vez has dejado de hacer deporte durante un tiempo? Explicanos el motivo (si quieres), la duración y sus consecuencias!

Aaaa… Por cierto. Si vas a dejar un comentario porque has dejado de realizar deporte y a día de hoy no has vuelto a la rutina… ya estás tardando! Vuelve mañana mismo a la rutina, pero primero, dejanos ese comentario 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.