¿Por qué es importante entrenar las piernas en el gimnasio?

¿Cuántas veces nos hemos mirado al espejo y nos hemos dicho que es hora de acudir al gimnasio para darle forma a nuestro cuerpo? Seguro que infinidad de veces hemos vivido esta situación. Pero si nos ponemos a recordar, es más que probable que nuestro pensamiento se haya dirigido a la idea de entrenar la parte superior del torso. Es decir, nuestro propósito es ejercitar los brazos, la espalda o los abdominales- en el caso de las mujeres también los glúteos-, pero no le damos importancia a las piernas.

¿Esto a qué se debe? Existe la mentalidad de que la parte que más resalta en una persona es de cintura hacía arriba, pero lo cierto es que no tiene por qué. Si solo ejercitamos el tren superior, acabaremos llamando la atención por la gran musculatura que desarrollaremos pero, sobre todo, por la diferencia que habrá en relación a las piernas.

No obstante, la verdadera razón por la que debemos ejercitar las piernas tiene una explicación más teórica y sensata.

Importancia de entrenar la musculatura de las piernas

Si acudimos al gimnasio es porque queremos aumentar la masa muscular. Pero no lograremos ese fin si no entrenamos las piernas. La hormona anabólica, responsable del desarrollo de la musculatura, se genera cuando ejercitamos la masa muscular, de la cual las dos terceras partes se encuentran en las piernas.

Por lo tanto, si entrenamos el tren inferior estaremos ayudando a aumentar los músculos del tren superior. Se crea un efecto rebote positivo que nos ayudará a alcanzar los tan deseados músculos marcados o abdominales. Además, esta técnica nos permitirá también quemar mayor grasa, por lo que la tonificación será más eficaz al entrenar la musculatura.

Por otro lado, el entrenamiento de las piernas ayuda a evitar problemas de espalda debido a que están entrenadas para soportar el peso de todo el cuerpo sin que la carga recaiga sobre el lumbar.

¿Pero qué pasa si no quieres aumentar la masa muscular de tus piernas? En este caso, lo que debemos hacer es ejercitarlas sin llegar al agotamiento. Al finalizar el entrenamiento, debemos sentir que no están pesadas y que aún podríamos hacer más series o repeticiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.