Razones para hacer ejercicio por la mañana

La mayoría de las personas suele realizar ejercicio físico por las tardes. Uno de los motivos es la falta de tiempo por las mañanas. Las jornadas laborales son normalmente por la mañana y eso impide tener tiempo para hacer deporte. Otro motivo es que por las tardes tenemos más energía y ganas. Hemos comido durante todo el día y nuestro cuerpo se ha activado. Sin embargo, es preferible hacer ejercicio por la mañana siempre que se pueda. Una opción es levantarnos antes y ejercitarnos antes de ir a trabajar o de camino al trabajo y otra alternativa es hacer deporte los días que libremos por la mañana. Estos esfuerzos tendrán recompensas satisfactorias, como vamos a ver a continuación.

¿Qué conseguimos al hacer deporte por las mañanas?

  1. Mayor energía para el resto del día

Al ejercitarse y sudar se activa la hormona de la felicidad y estaremos más activos durante todo el día. Las consecuencias son un mejor estado de ánimo y un mayor rendimiento.

  1. Motivación para comer saludablemente

Si realizamos ejercicio por las mañanas, luego nos controlaremos más a la hora de comer cosas que engorden o que tengan colesterol. Nos daremos cuenta de lo mucho que nos cuesta levantarnos pronto y hacer el esfuerzo, por lo que no tiraremos por la borda los buenos resultados.

  1. Mayor rendimiento

Seremos mucho más productivos en el entrenamiento si nos ejercitamos por la mañana. Es el periodo del día en que estamos más descansados y cuando las reservas de energía están recargadas al máximo.

  1. Acelerar el metabolismo

El ejercicio matutino despierta el metabolismo y lo hace funcionar durante todo el día, por lo que conseguiremos quemar calorías aunque no estemos entrenándonos.

  1. Dispondrás de más tiempo

Hacer ejercicio por la mañana nos dejará más tiempo para hacer nuestras tareas diarias o para dedicarnos tiempo a nosotros mismos. Ir al gimnasio antes de trabajar o en la hora de la comida, nos libera todas las tardes para hacer lo que queramos.

  1. Ayuda a regular el ciclo del sueño

Entrenar por las mañanas nos obliga a costarnos antes para estar a tope al día siguiente. De la misma forma, al llegar la noche no estaremos tan activados como pasa cuando acabamos de realizar deporte y, además, nuestras energías estarán en niveles mínimos, por lo que nos costará menos dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.